0.6. El objeto del deseo.

El deseo aspira, es un decir, al objeto total, aquél que te lo daría todo y de una vez.

Lo que propone el deseo, al fin y al cabo, es un juego, en el que participamos con la pasión de la inocencia, y un ardid, porque la plenitud que promete sería, en caso de que fuera posible, el dardo envenenado que lo haría extinguirse, y este, indudablemente, no es su propósito.

Mientras te tiene así de entretenido, te engaña a cada paso haciendo que se cuelen por el camino anhelos que simulan alcanzar la plenitud en cada objeto, ¿o acaso no es cierto que te conviertes en el rey del mambo cuando te compras un coche nuevo y flamante a cuyo paso todos se giran para admirarlo y admirarte?

El objeto del deseo es necesariamente un objeto parcial. Da igual que lo anhelado lo sea todo en un primer momento, porque una vez lo tienes, al poco que pasa el tiempo, inevitablemente llega la decepción y la necesidad de cambiarlo por otro. Las empresas de telefonía lo saben muy bien, por esto introducen cambios, por supuesto a cuenta gotas, para que entres al trapo y lo compres atraído por las supuestas nuevas posibilidades que ofrece la versión actualizada de tu móvil.

Es verdad que el objeto da entidad, presencia y visibilidad a quien lo consigue; que se lo digan al del flamante coche nuevo, a ver si no lo corrobora en lo que piensa, en lo que siente y en cómo lo disfruta. Por esto, aunque intrascendente en sí mismo, merece la pena pelear por él, ya que cada conquista aporta mayor consistencia por lo que supone para la propia estima y mayor autonomía, siempre que se asuma que ningún objeto lo es todo y que siempre se está en falta. De ahí que la búsqueda no cese, porque en cualquier parte habrá otro objeto que aporte el valor añadido con el que no se contaba. Por esto no paramos de laborar, de crear, de pensar, de creer, de soñar.

Aunque parezca un contrasentido, tenerlo todo y ya es un veneno mortal para la vida.

Entrada relacionada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *